Angel Caido

Ir abajo

Angel Caido

Mensaje  Eyre el Vie Nov 21, 2008 6:20 pm

Pues he aquí una de mis historias, la cual tiene un título patético, puesto que su autora es un desastre en eso de los nombres -.-''
Una advertencia, es un relato corto, es decir, de la primera palabra de ahí abajo hasta el punto y final.
Conclusión:NO hay más. Ni segunda, ni tercera, ni octava parte, NADA MAS
Espero que os guste ^^



Una, dos, tres. Las gotas de agua cristalina caen sin el mayor temor, lentas y sin detenerse nunca. Es de noche y no veo mas allá de mis pies. El cielo está oscuro y los negros nubarrones que traen la desgracia tapan la hermosa luna. Sin embargo, yo no la contemplo. Mis ojos negros están clavados en el frío suelo, mientras que las finas gotas de lluvia caen sobre mi pelo, deslizándose sobre mi frente hasta llegar a su triste final.
Camino lentamente por la calle principal, sin detenerme a observar los cientos de pares de ojos que me miran con fascinación, sorpresa y miedo. Yo no oigo, no veo, y lo peor, yo no siento. Todo está en silencio y solo las gotas que caen del oscuro cielo lo rompe.
Una gota más. Y otra. Y otra. Sin embargo, las que caen ahora no son agua, sino sangre. Caen desde mis ropas y mi bella espada, la que hace un ruido ensordecedor y tiñe el suelo de rojo. La llevo arrastrando sin la menor preocupación. La espada ya no me importa nada, como todo lo demás.
Llego a la plaza y miro mi reflejo en la ruda fuente que se alza en su medio. No veo a nadie, ya no soy nadie. Levanto la mirada hacia la luna, ahora ya brillante y hermosa en mi campo visual. La miro triste, sin el menor asomo de una leve sonrisa.
Como un reloj que nunca se detiene, las gotas de lluvia y sangre siguen cayendo, mezclándose en el camino y encontrando, al fin, su muerte en el suelo.
Ignorando las miradas de los atónitos campesinos, abro las alas teñidas de sangre y echo a volar. Cierro los ojos, disfrutando de la suave brisa que mueve mis blancos cabellos. Sus ojos no me dejan, si olor no me abandona, su recuerdo me persigue. No puedo decir adiós. ¿Por qué? Porque yo lo hice, porque todo es culpa mía.
Sigo en el aire, con las puntas de mis alas teñidas de sangre. De su sangre. Las muevo de nuevo y me elevo un poco más. Tengo los ojos cerrados y me dejo llevar, mientras que unos ojos verdes me persiguen desde la ventana de una de las destartaladas casuchas del pueblo.



PD: Si, suelo aburrirme en clase.
avatar
Eyre
Bardo
Bardo

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 20/11/2008
Localización : En mi realidad, pensando en sueños prohibidos...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.